Es habitual que los caballos, ponis y otros equinos padezcan lesiones articulares a lo largo de su vida, sobre todo en el caso de los caballos de deporte. Las articulaciones de los caballos pueden sufrir mucho si no nos tomamos en serio su cuidado.

Este tipo de lesiones se pueden producir por diversas causas. Por un lado, pueden deberse al mal estado de las instalaciones, deportivas o de otro tipo. El fallo en el manejo del caballo es otra posible causa, sea por el herraje o por el entrenamiento. Destacar también la genética del propio animal, que puede ser la causa de la mala conformación de las extremidades del equino.

¿Cómo funcionan las articulaciones de mi caballo?

Como sucede en el resto de vertebrados con articulaciones, están son uniones entre los componentes del sistema óseo (hueso, cartílagos) que facilitan movimientos mecánicos, proporcionándole elasticidad y plasticidad al cuerpo. Así el caballo puede realizar movimientos como la flexión, la extensión, la rotación o la abducción.

Las articulaciones del caballo están formadas por ligamentos, músculos, huesos, cartílagos y tendones. El daño en un único de estos componentes es razón suficiente para que nuestro equino muestre algún problema locomotor. Esto puede causar en el caballo una incorrecta movilidad, provocarle dolor, causar ausencia de apetito, apatía o descenso del rendimiento deportivo.

Para saber si nuestro caballo tiene algún problema, lo que hay que hacer es observarlo y conocerlo bien. Cualquier cambio que veamos en sus rutinas diarias (entrenamientos, ejercicio, alimentación o comportamiento) nos puede indicar un fallo en el funcionamiento articular del animal.

Al igual que sucede con otro tipo de dolencias y problemas de salud, los problemas articulares se pueden prevenir o ser evitados. Para reducir la posibilidad de que sucedan es necesario tener en cuenta la actividad ecuestre que realiza nuestro caballo, así como seguir las pautas de nutrición, manejo y control indicadas por nuestro veterinario.

¿Qué genera los problemas articulares?

Ya hemos menciona al principio de forma general estas causas, pero por ir al detalle a continuación enumeramos las razones más habituales en las lesiones de las articulaciones de los caballos. Presta atención para evitar riesgos con tu caballo:

– Dietas mal equilibradas

– Entrenamientos o manejos incorrectos

– Estrés físico o trabajo excesivo

– Boxes o cuadras en mal estado, mal diseñadas o mal construidas

– Caballos excesivamente nerviosos que se muevan mucho

– Época de cubriciones con monta natural

– Potros en desarrollo, ya sea por un crecimiento demasiado rápido o problemas en el nacimiento

¿Cómo puedo prevenir los problemas articulares en los caballos?

Te hemos dado recomendaciones de en qué fijarte y qué hay que evitar para que tu caballo no sufra lesiones relacionadas con las articulaciones. Pero, aparte de esto, es altamente recomendable complementar la alimentación de los caballos u otros equinos con suplementos nutricionales específicos para el tratamiento y prevención de estos problemas en las articulaciones de los caballos Con ellos nuestro caballo estará mejor preparado y tendrá menos riesgo de sufrir dichos problemas.

Desde Prospektus te ofrecemos nuestro suplemento alimenticio para articulaciones saludables. Un suplemento para todo tipo de equinos, que solo tienes que poner al alcance del animal para que se lo coma y se beneficie de sus propiedades.

Entre sus ingredientes destaca las semillas de chía, que fortalece los huesos y músculos, proporciona energía, resistencia y estabiliza el azúcar en la sangre. También contiene semillas de sésamo, que al igual que las de chía, contienen calcio. Un elemento necesario para la buena salud de los huesos de los caballos, como sucede con los humanos. Además, este suplemento también contiene tiza forrajera, que ayuda a mantener el equilibrio del cuerpo de ácidos y álcalis para la mejor absorción de nutrientes.

Este suplemento de Prospektus contiene todo lo que tu caballo necesita para completar su alimentación y así estar más fuerte y preparado para prevenir problemas articulares.

¡No dejes que tu caballo deje de correr!